Cuando la marca personal te cierra las puertas para trabajar en Politico

“Either Trump is f[—]ing his daughter or he’s shirking nepotism laws. Which is worse?”.

Esta reflexión en voz alta, sin digerir, suscitó el despido de la periodista Julia Ioffe de Politico, donde colaboraba como columnista de opinión. Insinuar que el presidente de los Estados Unidos podría mantener relaciones sexuales con su hija no agradó a los editores del pure player, que justificaron la drástica decisión con esta nota:

De nada sirvió que Ioffe borrase el mensaje poco después de escribirlo y pidiera disculpas porque se le calentara la boca. Un mes antes Politico se enfrentaba a otro episodio similar: uno de sus editores, Michael Hirsh, cesaba tras publicar las direcciones del líder supremacista blanco Richard B. Spencer. “Stop whining about Richard B. Spencer, Nazi, and exercise your rights as decent Americans,” escribió Hirsch en su Facebook. “Here are his two addresses.” El mensaje, igual que el de Ioffe fue borrado, pero queda la captura de pantalla que hicieron algunas webs.

Poco después del cese otro de los editores del medio, Carrie Budoff, enviaba a la plantilla el siguiente mensaje:

“The power of our work comes from independent reporting — a power that is diluted if we are seen as losing detachment or cheerleading for any type of agenda. These are passionate times in our politics, and we share the revulsion when our journalists and their work are subject to unfair attacks. We will by all means defend that work and our rights as journalists, but in doing so we won’t surrender professionalism. Lamentably, we have seen too many occasions of late in which posts on social media came close to a line or went over.”

Los dos mensajes de Politico defienden tres cuestiones básicas, recogidas en cualquier guía de buenas prácticas en redes sociales y que suscribiría cualquier persona con sentido común –que ya se sabe que es el menos común de los sentidos–:
1. Los periodistas de Politico representan al medio
2. Politico tiene fuerza por su periodismo independiente
3. Las opiniones gratuitas no tienen cabida porque no tienen valor añadido -y aún menos es aceptable hacer de cheerleader de una causa en concreto

En una reunión de trabajo reciente Politico explicaba que dejan de contratar docenas de personas por sus mensajes tóxicos en Twitter, y añadía que la red de microblogging se ha convertido en una maravillosa plataforma para conocer el potencial de posibles candidatos. Cuando hablamos de marca personal acostumbramos a fijarnos en los casos de éxito, pero a menudo olvidamos que una mala gestión de la propia visibilidad en medios sociales puede resultar contraproducente.

“En Internet no existe atención suficiente para atender al pudoroso, al introvertido, al discreto, al diamante en bruto”, escribió quien fundó y dirigió Verne, la periodista Delia Rodríguez. El entorno digital premia al constante, tenga más o menos talento. El bloguero o el tuitero que se exhibe día a día es quien recibe nuestra atención. La repetición es una técnica sencilla, pero eficaz que se utiliza en publicidad para crear conciencia de identidad y memoria en el cliente. Nuestro cerebro está programado para premiar la familiaridad, y los algoritmos de buscadores y redes funcionan por igual.

Estos días tan apasionantes en Catalunya, por favor, piénsenlo dos veces antes de tuitear. Es por el bien de mi TL y de su reputación digital.

Anuncios
Arrimadas

El caso de Inés Arrimadas reabre el debate sobre cómo lidiar con los discursos de odio sin coartar la libertad de expresión

Cuatro horas fueron suficientes para que Rosa María Miras Puigpinós fuera despedida tras un comentario que incendió ayer las redes sociales. La señora le soltó esta perla a la líder de la oposición en Cataluña, Inés Arrimadas:

A lo que la empresa respondió pocas horas después con este comunicado oficial:

El caso de Rosa María Miras Puigpinós no es ninguna novedad –se suma a otros linchamientos públicos recientes: Guillermo Zapata, María Frías y Nacho Vigalondo, por citar algunos ejemplos–, pero ha vuelto a poner sobre la mesa el debate sobre cómo lidiar con los discursos de odio sin coartar la libertad de expresión.

Vaya por delante que las palabras de la señora Miras (“señora”, por llamarla de alguna manera) son totalmente repugnantes y a una le cuesta mucho entender como una ciudadana puede decir tales barbaridades en pleno siglo XXI. Y más aún hacerlo en redes sociales (Facebook en este caso), que son espacios públicos de debate, aunque algunos crean que pueden dialogar en ellas como si estuvieran en la barra de un bar. Ahora bien: ¿es responsable por parte de Arrimadas denunciar públicamente (en este caso a través de Twitter con una cuenta de más de 175.000 seguidores) el comentario de Miras? ¿Lo son los usuarios que participan activamente del linchamiento? ¿Qué dice la ley al respecto? ¿Puede la empresa despedir a una trabajadora por esto?

En primer lugar, el Código Penal no deja lugar a dudas: el insulto y la calumnia no están amparados por la libertad de expresión. Así que si Arrimadas, como comunica en el tuit de arriba, denuncia a la señora, tiene todas las de ganar. Expertos juristas consideran que el reproche puede ser incluso penal, pero dudan de si el despido es legal. El abogado Fabián Valero, en unas declaraciones en un artículo en eldiario.es, considera que es un “caso límite”. Si la empresa tuviera un código ético que la empleada ha incumplido, la empresa lo tendría fácil para justificar el despido. Sin embargo, la cuestión se complicaría de no ser así. Entonces sería “difícil” justificarlo, pues se trata de un comentario que a la compañía no le compete directamente. El abogado se muestra prudente, pues con la repercusión del caso, la empresa podría alegar “daño efectivo” para su reputación e imagen.

Resueltas las cuestiones más técnicas, se abren las cuestiones éticas acerca de la responsabilidad de Arrimadas y los usuarios. Partimos de la base de que Miras no ha actuado de manera responsable, por descontado, como hemos justificado al inicio del artículo. Respecto a Arrimadas, pensamos que podría haber actuado de manera más prudente. Una solución la proponía ayer mismo el escritor Juan Soto Ivars en un artículo en El Confidencial: “debería haber ocultado la foto y los apellidos de esa mujer”. Ivars defiende el derecho de Arrimadas a denunciar la situación, por descontado; pero también empatiza con la desafortunada comentarista, pues “yo no sé si esa mujer merece que le hundamos la vida entre todos”.

¿Recuerdan el programa de Nieves Herrero y las niñas de Alcàsser? Pues Twitter cada vez se parece más a eso. Miras ha perdido su trabajo, y con la repercusión del caso lo tendrá difícil para encontrar otro. Las redes sociales constituyen hoy el más cruel de los juicios paralelos (antaño este reconocimiento lo obtuvo la televisión). Meses atrás The New York Times recogía la historia de un profesor de biomedicina de la Universidad de Arkansas, Kyle Quinn, que recibió numerosos insultos a través de redes sociales tras haber sido identificado por error como uno de los neonazis que participaron en la manifestación de Charlottesville que se saldó con una activista asesinada. Las buenas intenciones no siempre traen los resultados esperados. El ojo por ojo, diente por diente nunca funciona. A los ciudadanos no nos toca ejercer de jueces (¡bastante trabajo tenemos ya!). Debemos de educarnos para dejar de compartir y exhibir el odio. Hay otras maneras y otros canales para condenarlo.