Cuando la marca personal te cierra las puertas para trabajar en Politico

“Either Trump is f[—]ing his daughter or he’s shirking nepotism laws. Which is worse?”.

Esta reflexión en voz alta, sin digerir, suscitó el despido de la periodista Julia Ioffe de Politico, donde colaboraba como columnista de opinión. Insinuar que el presidente de los Estados Unidos podría mantener relaciones sexuales con su hija no agradó a los editores del pure player, que justificaron la drástica decisión con esta nota:

De nada sirvió que Ioffe borrase el mensaje poco después de escribirlo y pidiera disculpas porque se le calentara la boca. Un mes antes Politico se enfrentaba a otro episodio similar: uno de sus editores, Michael Hirsh, cesaba tras publicar las direcciones del líder supremacista blanco Richard B. Spencer. “Stop whining about Richard B. Spencer, Nazi, and exercise your rights as decent Americans,” escribió Hirsch en su Facebook. “Here are his two addresses.” El mensaje, igual que el de Ioffe fue borrado, pero queda la captura de pantalla que hicieron algunas webs.

Poco después del cese otro de los editores del medio, Carrie Budoff, enviaba a la plantilla el siguiente mensaje:

“The power of our work comes from independent reporting — a power that is diluted if we are seen as losing detachment or cheerleading for any type of agenda. These are passionate times in our politics, and we share the revulsion when our journalists and their work are subject to unfair attacks. We will by all means defend that work and our rights as journalists, but in doing so we won’t surrender professionalism. Lamentably, we have seen too many occasions of late in which posts on social media came close to a line or went over.”

Los dos mensajes de Politico defienden tres cuestiones básicas, recogidas en cualquier guía de buenas prácticas en redes sociales y que suscribiría cualquier persona con sentido común –que ya se sabe que es el menos común de los sentidos–:
1. Los periodistas de Politico representan al medio
2. Politico tiene fuerza por su periodismo independiente
3. Las opiniones gratuitas no tienen cabida porque no tienen valor añadido -y aún menos es aceptable hacer de cheerleader de una causa en concreto

En una reunión de trabajo reciente Politico explicaba que dejan de contratar docenas de personas por sus mensajes tóxicos en Twitter, y añadía que la red de microblogging se ha convertido en una maravillosa plataforma para conocer el potencial de posibles candidatos. Cuando hablamos de marca personal acostumbramos a fijarnos en los casos de éxito, pero a menudo olvidamos que una mala gestión de la propia visibilidad en medios sociales puede resultar contraproducente.

“En Internet no existe atención suficiente para atender al pudoroso, al introvertido, al discreto, al diamante en bruto”, escribió quien fundó y dirigió Verne, la periodista Delia Rodríguez. El entorno digital premia al constante, tenga más o menos talento. El bloguero o el tuitero que se exhibe día a día es quien recibe nuestra atención. La repetición es una técnica sencilla, pero eficaz que se utiliza en publicidad para crear conciencia de identidad y memoria en el cliente. Nuestro cerebro está programado para premiar la familiaridad, y los algoritmos de buscadores y redes funcionan por igual.

Estos días tan apasionantes en Catalunya, por favor, piénsenlo dos veces antes de tuitear. Es por el bien de mi TL y de su reputación digital.

Anuncios

Lo que Trump nos enseña

El inesperado triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos nos deja algunas claves sobre el sistema mediático-democrático actual, que apuntamos en este breve artículo a modo de borrador:

1. Los sentimientos y las emociones son más relevantes que los hechos y la realidad.

2. Gustan los líderes que simplifican los problemas complejos y ofrecen soluciones mágicas. = Triunfo del populismo.

3. La influencia de las redes sociales como plataformas de distribución de información (verdadera o falsa) se consolida.

4. Los medios de comunicación tradicionales pierden pistonada. (Todos, en bloque, dieron apoyo a la candidatura de Hillary Clinton).

5. El papel de los periodistas como intermediarios entre los políticos y la ciudadanía se desdibuja. = Trump no ha necesitado de los medios tradicionales para dar a conocer a la opinión pública que hará en los próximos 100 días. Ha bastado con grabar un vídeo de 10 minutos y subirlo a YouTube.

6. Las predicciones de los analistas no se cumplen.

7. Es curioso observar como las redes sociales se demonizan cuando supuestamente contribuyen a la victoria de un candidato que no agrada a la mayoría de intelectuales de EE.UU. En cambio, fueron alabadas en 2008 por alzar a Barack Obama como presidente del país.

8. Es necesario abrir un debate pausado y profundo acerca de la responsabilidad editorial de las empresas tecnológicas.

¿Para cuándo una ética aplicada a las empresas tecnológicas?

El pasado 8 de noviembre Donald Trump fue elegido presidente de los Estados Unidos. Desde entonces varios artículos han acusado a grandes compañías tecnológicas como Google y Facebook de diseminar falsas noticias y rumores, que habrían tenido peso en la elección del nuevo presidente. Una de las mentiras que ha resultado más influyente en la votación ha sido la que aseguraba que el papa Francisco daba su apoyo a Trump. El propio Mark Zuckerberg, preocupado por las acusaciones, se excusaba días atrás alegando que: “Of all the content on Facebook, more than 99 percent of what people see is authentic. Only a very small amount is fake news and hoaxes”, explicaba el portal Gizmodo.

Tanto Google como Facebook –que hasta la fecha no han querido nunca asumir ninguna responsabilidad en cuanto al contenido que circula por sus plataformas– han declarado la guerra a las webs de noticias falsas, tras descubrir que en Macedonia se estaban creando webs con la única finalidad de difundir mentiras sobre Hillary Clinton. Estas informaciones, que luego eran compartidas masivamente, permitían a esas mismas webs percibir dinero a través de la publicidad que les colocaba el AdSense de Google. Buzzfeed destapó la noticia. Macedonia es hoy sinónimo de difusión masiva de noticias falsas, pero no es el único ejemplo, ni tan siquiera el mejor.

Ninguna de las compañías ha detallado cómo conseguirá acabar con las noticias falsas que circulan en sus plataformas. De momento, aseguran que no podrán obtener anuncios a través de ellas, aunque reconocen que no saben cómo identificarán dichas páginas. Resulta inquietante que dos grandes de Sillicon Valley, incansables pregoneros de valores tan de moda como la colaboración, la transparencia y la propagación de contenidos generados por los usuarios se planteen ahora prácticas tan contrarias como la censura.

La directora del Tow Center for Digital Journalism de la Universidad de Columbia, Emily Bell, hace tiempo que alerta del poder desmesurado de los gigantes de Sillicon Valley. En un artículo de hace unos meses señalaba que los ciudadanos no hemos prestado demasiada atención al hecho de que las empresas periodísticas han perdido el monopolio de la distribución de las noticias. Ahora hay otros actores en juego que tienen un enorme poder de influencia, aunque ninguna responsabilidad para con la democracia. Bell reclamaba recientemente que Facebook, “now the most influential and powerful publisher in the world”, deje de una vez de espolsarse las culpas y asuma responsabilidades editoriales –sí, editoriales. (Todo aquel interesado en la intersección entre periodismo y redes sociales debe seguir la pista de Bell).

No es la primera vez que la empresa de Zuckerberg se ve envuelta en polémicas acerca de su percepción de la objetividad. El pasado mes de mayo, algunos ex trabajadores revelaron que el proceso de curación de los contenidos que el usuario recibe en su TL era llevado a cabo por un equipo humano y respondía a criterios editoriales. Quedaba así desmentida la idea de que un algoritmo, algo que identificamos más con la neutralidad y la objetividad, se encargaba de ello, tal y como hasta entonces sostenía Facebook.

¿Las empresas tecnológicas, como Google, Facebook y Twitter, deben ser consideradas tan sólo como plataformas sociales o como medios de comunicación, asumiendo responsabilidades editoriales? ¿Cómo distinguir y frenar la información que circula a través de estas plataformas? En definitiva, ¿para cuándo una reflexión pausada acerca del poder de las empresas de distribución de contenidos? Hace tiempo que han demostrado tener una enorme influencia en los procesos electorales. De hecho, hace ocho años, cuando permitieron la entrada del primer presidente negro a la Casa Blanca, Barack Obama, parecían la panacea. Hoy, tras la elección de Trump, son el demonio. Ni calvo, ni con tres pelucas: las redes sociales son herramientas imprescindibles en la formación de la opinión pública en el siglo XXI. Es urgente empezar a debatir pausada y profundamente sobre su relevante papel en el escenario mediático-democrático actual.